miércoles, 11 de diciembre de 2013

Chipirones de Amama Tere

 La cocina forma parte de nuestra cultura y la heredamos de nuestros mayores que nos transmiten los gustos, los sabores y los aromas que se respiran en sus cocinas.
Esta una receta tradicional, que pasa de padres a hijos. Es la herencia de la amama (abuela), una maravillosa cocinera que siempre nos deleita con sus platos. Su casa siempre está llena de aromas de guisos largos que exigen amor, dedicación, cariño y paciencia, mucha paciencia.
Es un plato para hacer con tiempo y calma y mejor con compañía (cuatro manos son mejor que dos para rellenar los chipis), para degustarlo con amigos y familiares que les guste la buena cocina y las sobremesas largas.
Si hacéis chipirones de sobra, los metéis en el congelador y así tenéis para otro día, pero no se os ocurra descongelarlo o calentarlos en el microondas ya que la salsa, que tanto trabajo da, se desliga.
Si os sobra salsa, y no os quedan chipirones podéis preparar un arroz blanco y queda riquísimo mezclado.


 INGREDIENTES para 6 personas

24 chipirones ( los venden limpios en la pescadería)
3 cebollas rojas grandes
120gr. de jamón serrano
pan rallado
harina
aceite de oliva
ajos
2 cucharadas de salsa de tomate
tinta (venden unos botes de tinta, con una cucharadita es suficiente)
jerez
24 palillos


ELABORACIÓN

Relleno
Picar dos cebollas y sofreírlas en una sartén con aceite a fuego lento. Mientras tanto picamos el jamón muy pequeño y reservamos. Cuando la cebolla esté dorada, echar el jamón. Picar los tentáculos y añadirlos a la cebolla y el jamón. Darle solo una pasadita (si sale líquido se separa en un bol para añadirlo mas tarde a la salsa, si no sale pues una preocupación menos) y añadir una cucharada de pan rallado para secarlo.
Con esta masa rellenar los chipirones. Cerrarlos con un palillo y pasarlos por la harina. En la sartén que habíamos usado anteriormente echar aceite (no tiene que hervir) y pasar los chipis. Vuelta y vuelta ya que no tiene que hacerse.
Pasarlos a la cazuela definitiva.

Salsa
En aceite de antes (el que hemos usado para pasar los chipis) echar la cebolla picada y sofreirla con tres dientes de ajo picado.
Mientras se va haciendo, en un bol echamos el líquido que habíamos reservado (si no nada), un culo de jerez (si no tenemos también podemos echar vino blanco), la tinta y dos cucharadas de salsa de tomate.
Cuando la cebolla está hecha, añadimos la mezcla anterior y lo dejamos cocer 15 minutos a fuego lento. Después pasamos esta salsa por el minipimer.
Echamos la salsa sobre los chipirones que habíamos dejado en la cazuela preparados y lo cocemos durante un cuarto de hora a fuego muy bajo para que se pegue. Si la salsa ha quedado muy líquida, quitamos los chipirones y dejamos que la salsa se espese a fuego muy lento (no hay que quitarle el ojo de encima porque se pega a gran velocidad).
Es conveniente hacerlo el día anterior y calentarlo ante de comer a fuego muy lento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario